2007/04/05

Guerra

Hay una guerra ahí afuera.
Estoy sentado en el escritorio del lugar en el que trabajo, y desde fuera, escucho el redoble de los tambores. La guerra estalló en todas partes, y yo, único y múltiple, navegante solitario de las mareas del devenir, estoy atrapado en ella.
La Gran Prostituta, madre de todos los demonios y de todos los males del mundo, ha brotado del averno para gobernar sobre los hombres. Babilonia, la ciudad del mal, ha extendido sus redes entre los hombres y durante siglos muchos han caido en sus garras.
Ahora, su ejercito no puede contarse con números. Royendo las mentes, contaminandolas, pervirtiendolas, debilitandolas, Babilonia ha logrado mantener a los hombres sumidos bajo su inflexible yugo, sometidos al terror y a la locura, y de esa manera los ha convertido en sus esclavos. El sistema, esa gran máquina devoradora de mentes humanas, cuyo combustible es el Poder, le ha declarado la guerra a los hombres libres.

Hay algunos, sin embargo, a los que la Gran Prostituta no ha logrado corromper, y estos han despertado a otros. Poco a poco, progresivamente, despiertan uno a uno los cruzados, los santos, los guerreros, la última resistencia de la humanidad frente al dragón de siete cabezas que amenaza con devorarla.
Nadie es ajeno a esta guerra: Todos participamos de ella. En cada desición, en cada pensamiento, en cada intención, en la profundidad de todas las mentes es donde se libra la batalla.

Pequeño es el estanque en el que Babilonia nos ha encerrado, muy pequeño en verdad. Pero a nosotros se nos hace gigante, porque no lo hemos visto aún desde fuera. Ahora tenemos miedo de volvernos contra ella en nuestra mente, de romper sus lazos constrictivos. Porque lo que hay mas allá de la razón, eso no lo conocemos y a la razón le aterra.

Hay una guerra ahí afuera. Una guerra de brujos y de marionetas vivientes.
Y no parece haber escapatoria.

Sin embargo, nunca se sabe.

3 comments:

Mechicabota dijo...

¡Actualizasteeee! Y le cambiaste el nombre a tu blog :-S

Se te extrañaba, me encanta como escribís. Sos un capo ;-)

Carnófago dijo...

Siempre he dicho que me gustaría participar en una guerra, y quizás pueda morir heroicamente en esta.

Aunque algunos logren mentenerse por siempre irreductibles, quizás todo esté perdido.

Johanna dijo...

Anoche leí en una pared que la conciencia rige al mundo. Esta tarde hablando con una amiga(de esas casi invisibles) me dijo "Al fin y al cabo, el amor rige al mundo".
...y tus manos se deshacen, como si quisieran formar parte de algo, que posiblemente no exista.
Pero... importa?
Y acá estamos...y no nos vamos. Seguimos acechando, el momento en que las cosas pasen, el mismo idioma.... Ese donde donde no hay mañana, donde sólo hay hoy. Porque esperamos el tiempo, y sabés que está llegando. Eso nos mantiene firmes en ésta tierra, donde los lobos esteparios al fin van a poder hablar, y ser escuchados...Será?
Es que la brisa del nuevo mundo, suele entrar algunas veces, y algunas de esas algunas, reafirma el creer. Al menos el mío.
Brisa del nuevo mundo. Si si si.
El tiempo está llegando.
Gracias por confirmármelo... a tu manera.
Un abrazo!
Joha