2005/05/22

Fruto Prohibido

Se ha dicho que en el principio, el hombre era libre e inocente, y desconocia el dolor o la fatiga. Todas las especies del mundo eran sus hermanas, y Dios estaba presente junto a el para cumplir la ultima de sus necesidades.
Del mismo modo llego la mujer y fue su amiga, madre y amante. Juntos fueron felices y no hubo nada en el mundo capaz de perturbarlos.

Pero el demonio, ese ser perverso que conocia la debilidad de Adan y de Eva, les puso una trampa ingeniosa. Le hablo de prohibicion, de desigualdad y de intolerancia. Entonces el hombre, que hasta ese momento habia conocido todo lo que es bueno, decidio conocer el mal y de este modo el mal cayo sobre el.

Esta es una historia clasica que todos nosotros conocemos. Se nos habla del fruto del conocimiento del bien y del mal, y es una metafora hermosa, una gran forma de mostrarnos el mundo.

Porque aunque no se halla dicho, este fruto esta presente en nuestra vida de todos los dias. Lo mordemos y nos alimentamos de el cada vez que nos dejamos arrastrar por los sentimientos del EGO. La furia, el odio, el desprecio, el desinteres, la codicia, son solo frutos de ese arbol prohibido, que se presentan tentadores y jugosos para arrastrarnos a la perdicion.
La condena del hombre no viene de Dios ni del Demonio, la condena del hombre viene del hombre, que en su esencia es Dios y Demonio.

Cada vez que sufrimos el dolor, la fatiga, la frustracion, el miedo, podemos ver al Demonio que intenta tentarnos para volver a probar el fruto del mal. Y en tanto sigamos nutriendonos de su maldicion, seguiremos experimentando todo aquello que nos hace debiles, nos separa de nuestro ser original, aquel hombre inocente que no era capaz de hacer el mal, ni de percibirlo.

Por esto, creo que el mal no es del mundo, sino obra del hombre, y solo el hombre puede redimirse del pecado que es su maldicion. Evitando hacerle daño a nuestro hermano, entregandonos por completo al servicio de nuestros semejantes, solo de este modo dejaremos de morder una y otra vez aquella eterna fruta de la perdicion, solo de este modo la maldicion sera extirpada y exciliado el demonio.

Nos vemos inocentes ante un sufrimiento que nos acecha, pero no ignoremos que este sufrimiento tambien tiene origen en nosotros, no nos creamos limpios mientras damos origen a todo el mal que existe en la tierra. Porque sin el hombre no hubiese hecho el mal en principio, este no existiria de ningun modo.

4 comments:

mi-chan dijo...

lo posteaste n.n

Mascara* Subversiva* dijo...

o_o Ahora sí,eres todo un sacerdote´,más que sacerdote reverendo Enrra ,me gusta lo que escribió

Enrra dijo...

Ajajajaja! Bueno, en realidad era una reflexion nomas. xDDD

Me parece que me tengo que tranquilizar con estas cosas. Alguno de estos dias posteo algo mas light. xD

Sid Shadowsong dijo...

tons, en ese momento nacimos los seres como yo n.n.
el diablo es uno de mis primos favoritos...