2007/07/11

Penélope

Mi pequeña Penélope
De risa suave
De dulces manos
Y de ojos mas profundos que el océano
Mi triste Penélope
Cuando nuestros viejos sueños
Se hagan luz de la mañana
Y pan caliente
Entonces, voy a subir al cielo
Para traerte conmigo
Al paraíso.

Penélope, querida
Ruega a los dioses
Que guíen mis pasos
A través del mar
Mas allá de las profundidades
del infierno mismo
Denuevo a tu lado
Para que pueda pronunciar
en tu oído
Las últimas palabras.


Para que lo que fué separado
Vuelva a estar unido
Que tu canto y el mío
Sean, en el vacío
La eternidad.

1 comments:

Carnófago dijo...

Magnífico canto a aquellas cuestiones de la dualidad existencial del Ser.