2007/09/29

Barro

La imagen de un corto de un animador que se llama Oskar Fischinger.
Un muñeco como de barro corre sobre un pantano de tinta, saltando entre las piedras.
La masa de tinta se revuelve, el hombrecito pisa el pantano, se hude un poco y vuelve a salir.
Continúa corriendo desesperado.
Lo que el hombrecito no ve es que la voluntad de Fischinger, la misma fuerza que le dió forma y lo separó de la masa de tinta, desea mantenerlo así, uno y entero.
Si el muñeco de barro supiera esto no correría, caminaría apacible sobre el pantano y el barro no lo tragaría. Sin embargo es también la voluntad de Fischinger la que lo quiere ignorante y lo obliga a correr. La voluntad de Fischinger y la del hombrecito de barro son una y la misma.

4 comments:

Rumpelstiltskin dijo...

Todo esto para decir que la voluntad de Dios y del hombre son una sola.

La vida es un Cabaret!

Enrra dijo...

Se ve que se entendió clarito.
Me alegro.

Carnófago dijo...

El mundo es un fractal, y me ha gustado la forma en que lo ha representado.

Los planos se engullen entre si, y estos a su vez son engullidos por otros, hasta el infinito.

Lu Culo dijo...

magnifica analogia.



TAN







MAGNIFICA.
















besos~~
--LuCulo--